Posteado por: sofiapollmann | agosto 3, 2010

Errante

Se oyen a lo lejos, sus lamentos.
Por entre los árboles su voz vuela,
Disfrazada  de cántico.
Mas a mis oídos, llega su alma rota,
Llantos oscuros, respiración tardía, abandono.

Nunca imaginó sentirse sola,
Nunca soñó que sus sonrisas se secarían al viento
Y no quedaría en su rostro más que una cicatriz
Bañada por lágrimas.

Su piel está marchita,
Todo en ella parece haberse secado.
Ya no piensa, ya no sueña,
Las imágenes en su cabeza
Son demasiado dolorosas
Y prefiere vagar, sin rumbo.

El sol entre las copas,
No logra despertar en ella la alegría.
Ya no mira, no respira.
Todo lo que la rodea es sombrío,
Como sombría está su vida.

Se refugia en las sombras…
…en su lamento amargo.

Autor: Sofía Pollmann

Volver al Inicio

Posteado por: sofiapollmann | mayo 8, 2010

Muerte en vida

El destino no es más que la excusa a la frustración.
Supuesto camino impuesto hacia el vacío.
Los brazos cruzados sobre el pecho,
Con una camisa de fuerza.

El cuerpo yace gélido.
Las palabras atrapadas en la garganta.
Los besos encarcelados junto a la lengua.

Alimentarse a la fuerza, para no dejarse morir.
Absorber bocanadas de aire
Para recordar el dolor de estar vivos.
Estar a merced de los recuerdos
Sin que la amnesia se apiade de nuestras mentes.

Partir de cero,  sería una mentira.
El dolor está grabado en el pecho
Y cada latido sabe a soledad.
Las sonrisas no son más que caretas
Para desviar a los curiosos
Mientras agonizamos, empapados de vida.
Zombies sin sed…

Autor: Sofía Pollmann

Volver al inicio

Posteado por: sofiapollmann | marzo 19, 2010

Una Noche

Una Noche

Cuando se ha puesto el sol
Y el frío comienza a colarse por la piel
Los latidos se van calmando hasta darse casi por vencidos.

No hay luna esta noche,
Ni siquiera se ha asomado por compasión
Y el mar se oye a lo lejos intranquilo.

No hay brisa que logre despejarme,
Los tormentos se han transformado en huracán.

Los latidos, casi imperceptibles,
Duelen y provocan llagas en mi pecho cansado.
Respirar se me ha hecho más difícil que de costumbre.

La arena esta húmeda y se cuela entre mis dedos.
Mis vestidos se dejan llevar por el viento
La piel se me ha vuelto gélida.

El frío se me ha hecho casi insostenible,
El cuerpo se estremece sin oír mis súplicas
Y me recuesto abatida, a ver si logro al menos ver alguna estrella…

Autor: Sofía Pollmann

Volver al inicio

Posteado por: sofiapollmann | marzo 3, 2010

Vamos Chile!

AP Photo/Roberto Candia

Cuando el dolor se convierte en respiración,
Cuando no hay dónde escapar del poder de la naturaleza
y esta se venga de la humanidad y remece sus cimientos,
Nos mantenemos unidos.
Temerosos, cómo no,
Si no somos más que humanitos en un planeta ajeno,
Pero somos fuertes y juntos somos aún más invencibles.

Hemos sufrido un terremoto,
Hemos sufrido las cientos de muertes de seres queridos,
La incertidumbre maldita, de quienes están desaparecidos
Y la desprotección de la vida, que arrasó con las viviendas
Y lo poco y mucho que teníamos.
Han tambaleado nuestros sueños, nuestro esfuerzo, nuestra alegría.
Ha tambaleado por supuesto nuestra entereza.

Pero somos y seremos.
Somos fuertes y seguiremos adelante.
Con sudor, con lágrimas, con el miedo pisándonos los talones,
Pero continuaremos intentando salir adelante.

Por reconstruir nuestra nación,
Por reconstruir y fortalecer al pueblo,
Por devolvernos la esperanza
Por recuperar el país que amamos.

Vamos Chile.
Una vez más, todos juntos, podremos.
Vamos Chile…

TE QUIERO CHILE!

Volver al inicio

Posteado por: sofiapollmann | enero 4, 2010

Condena

Condena

Si sientes gotas en tu piel,
Son lágrimas de Satanás.
El mismísimo creador
Sufre desde sus entrañas.

Ya no siente el magma hirviendo,
Ya no sonríe al verte sucumbir
En una muerte espantosa…

Llora porque se ha humanizado
Y el sufrimiento se convirtió en su propia condena.

Autor: Sofía Pollmann

Volver al Inicio

Posteado por: sofiapollmann | diciembre 24, 2009

Muerte Inminente

24 diciembre 2009
Muerte Inminente

Pendía de lo alto,  esa mañana de primavera.
Cuando la niebla aún no es perpetua
Y deja entrever los rayos tibios de sol
Que se asoman tímidamente.
Se balancea aferrándose con su última luz de esperanza
A esta vida.

El viento es cruel y la hace tambalear.
Ella se gira, dándole la espalda,
Aunque sea por unos segundos,
A la  muerte inminente.

La niebla le ha puesto  gélido su tallo
Y el sol en su ayuda,
No hace más que fragilizar su cuerpo.

Y en su último afán por sujetarse,
El viento le jugó una mala pasada
Y fue dando su último suspiro
En medio de un baile agónico,
Hasta que sus pétalos tocaron el suelo.

Autor: Sofía Pollmann

Volver al Inicio

Posteado por: sofiapollmann | octubre 3, 2009

La Mecedora (II)

10 Septiembre 2009

LA MECEDORA (II)

Se pasea aquí y allá, entre sus piernasGato mecedora
y el vaivén de la mecedora casi le pisa la cola.
Pesadamente, tras un salto que pareció quitarle el aire,
logra sentarse sobre el cojín.

Ronronea con algo de dificultad,
Gira sobre si misma para acomodarse
Y comienza lentamente a lamer sus patas.

En el aire se escucha una melodía,
¿O será parte de sus recuerdos que vienen a visitarla?
Se acomoda.

Recuesta la cabeza.
El vaivén le trae imágenes de antaño,
Cuando graciosa se paseaba
Robando miradas ajenas y admiración
Con su contoneo al caminar.

Afuera sigue lloviendo,
Y el frío ha empezado a colarse en la habitación.

Un viento repentino abre furiosamente la puerta
Y un manantial de gotas de lluvia entran raudas
Amenazando con extinguir el fuego de la chimenea.
Se ha cerrado la puerta.

Sus ojos cansados ya no ven,
Pero siente que el calor le vuelve al cuerpo.
No sabe qué pensar, así es que remoja su conciencia
Con recuerdos de su juventud mientras

Cierra los ojos lentamente
La manta cae y  la mecedora se va depositando lentamente en la quietud.
La puerta nuevamente se abre furiosa,
El viento la arrulla y se la lleva en un suspiro.

Autor: Sofía Pollmann

Volver al inicio
Ver La Mecedora I

Posteado por: sofiapollmann | septiembre 10, 2009

La Mecedora (I)

10 Septiembre 2009

LA MECEDORA (I)

La gata se pasea por entre sus piernas.
El vaivén de la mecedora casi le pisa la cola,
Pero ágil, de un brinco se sube a su regazo.

Se pasea como una pluma sobre sus brazos
Y alza el lomo buscando que la rasquen.
Ella  se acomoda y la rodea con sus brazos,
Mientras la gata emite un leve ronroneo.

Ambas cierran los ojos y se dejan acariciar,
Una por la mano arrugada y casi inmóvil,
La otra con la compañía y el leve calor que le dan.

La gata saca su lengua
Y comienza a limpiarse las patas y su diminuto hocico.
Ella la mira y sonríe.
Recuesta su cabeza y continúa con el vaivén.

A lo lejos se escucha una melodía
Que proviene de la radio.

La Mecedora

Afuera está lloviendo.

La gata se acomoda y le devuelve el abrazo.
Piensa en sus días de antaño.
Tantos años han pasado, que casi olvida
Cuán ágil, cuan hermosa y requerida era.

El contoneo de su caminar,
Por la noches, serena y coqueta,
Que volvía loco a todo aquel que la miraba.

Todos querían tenerla
Pero no entendían su sentido de independencia.
Hoy se siente cansada y sin muchas ganas de vivir.
Nunca pensó que terminaría sus días sola y marchita.

Afuera sigue lloviendo,
El frío ha empezado a colarse por la puerta
Y con un leve suspiro, se despide de este mundo.
Deja caer su manta y la mecedora atrae lentamente la quietud.

La gata se enrosca,
Pero ya nadie la acaricia.
Rememora que nunca pensó que terminaría sus días
Sola y marchita,
En los brazos de una anciana muerta que apenas conoció.

Autor: Sofía Pollmann

Volver al inicio
Ver La Mecedora II

Posteado por: sofiapollmann | julio 21, 2009

Día de Lluvia

21 julio 2009

DIA DE LLUVIA

Aborrezco la lluvia,
Su sonido seco y vacío
Que retumba en mi cabeza.

La humedad que me atrapa,
Se vuelve pesada
Y me inmoviliza.

Evito su contacto.
Sus días grises… sus mañanas oscuras.

… Todo recuerdo, me dice,
Que mis días de lluvia nunca fueron felices,
Se automarginaban mis sonrisas
Y me volvía un ser sin vida…

Hoy está lloviendo.
Hace más frío que de costumbre
Y el cielo está ennegrecido.
Pero hoy  fui feliz…
Hoy estás conmigo.

Autor: Sofía Pollmann

Volver al inicio

Posteado por: sofiapollmann | julio 10, 2009

Muerdévora

Año 2000

MUERDÉVORA

En la penumbra del amanecer despierto y abro mis ojos al mundo agotado.
Caigo pesadamente, levanto el polvo de las maderas gastadas
Y me ahogo con él y mis ojos sangran.
Seco mis lágrimas espesas y arrastrando este cuerpo lánguido
Me desplazo hasta la puerta.
No puedo abrirla, está muy alta y este cuerpo me estorba.
No puedo gritar,
Y lo único que obtengo son los mismos sonidos inteligibles
Y la deformación continúa de mis labios…
Está anocheciendo.
Continúo postrado en el suelo roído.
Una cucaracha negra y obesa,  pasa por entre mis piernas insensibles.
Aparecen otras.
Se paran frente a mis pies,  en los de dos de mis manos y me contemplan desafiantes.
Cierro los ojos un instante,  esperando que los insectos se apiaden de mi
Y me dejen en esta soledad, que calla mi sufrir.
Por mi cuerpo casi insensible,  me recorre un escalofrío que me despierta
Y horrorizado, abro mis ojos, frente  este sentir,
Luego de 10 años de inmovilidad.
Ya es de noche.
No logro sentir nada,  no veo mis manos
No veo más que una tenue luz,  que se asoma risueña bajo mi puerta.
De pronto las veo irse.
Un temporal de cucarachas que me abandonan,
Como todo en mi vida.

Entonces, mis ojos cayeron al suelo.

Autor: Sofía Pollmann

Volver al inicio

Older Posts »

Categorías